lunes, 10 de diciembre de 2012

Biografia María Montessori




Nací un soleado día de agosto en el año 1870, aún era pronto para saberlo, pero estaba destinada a realizar grandes cosas, que en aquella época, y siendo mujer, era impensable. Pero antes, empecemos desde el principio.
Mis padres eran católicos, y pertenecían a la clase burguesa. Estoy graduada en medicina, en la universidad La Sapienza, fue algo a lo que mi padre siempre se opuso, pero para mí fue un gran paso, ya que me convertí en la primera mujer médico de Italia.
A parte de medicina, cuento con otros muchos estudios, como ingeniería, antropología, biología y un doctorado en filosofía. Elaboré una clasificación centrada en las enfermedades mentales, por ello, algunos me consideran contemporánea de Freud, y esto es algo que me hace sentir orgullosa de mi esfuerzo.

Cuando Italia se independizó, sentí una gran curiosidad por las condiciones sociales del pueblo, centrándome más en las mujeres. Este interés me surgió por el deterioro de la economía del país producido por la independencia. Después estuve en varios congresos, en ciudades como Berlín, Londres, Turín…Pero en todos ellos hablé de las necesidades imperantes que tenían las mujeres y los niños en esos años.

Años más tarde, trabaje en un centro psiquiátrico, donde conocí a unos niños, erróneamente considerados perturbados mentales, y observé que muchos de los problemas que tenían, venían dados por la falta de atención, y materiales  adecuados a ellos, para que pudieran manejar, experimentar, etc.

Con la experiencia recibida gracias al trabajo con estos niños, quise realizar mi propia propuesta educativa, donde me basé en la relación entre ambiente, amor y niño ambiente. Para seguir hacia delante con mi propósito, busqué ayuda en los estudios y trabajos de Jean Itard, Edouard Séguin y Johann Heinrich Pestalozzi que estaban basados en una educación especializada para aquellos niños con algún problema o algún tipo de discapacidad. Y no solo eso, sino  donde también hablaban de la importancia de la figura del maestro.

Una vez que la situación socio-económica de mi país mejoró, empezaron a fomentarse viviendas para aquellos más desfavorecidos, pero seguía existiendo un problema, muchos niños no iban a la escuela, y los constructores tampoco estaban muy convencidos, ya que temían el destrozo de estas nuevas casas, por eso, solicitaron mi ayuda, para poder educar a estos niños. Fue un trabajo costoso, pero con el tiempo, empecé a observar pequeños cambios, los niños que antes eran más rebeldes, empezaron a comportarse de forma más respetuosa, y cada vez tenían más interés por aprender en la escuela.

Uno de mis mayores logros, fue el método que lleva mi nombre y yo misma había creado. El método lo dividí en cuatro principios, los cuales consideraba más importantes. El primero era la mente absorbente del niño, ya que su mente es comparable a una esponja, y esto les proporciona una gran capacidad de aprendizaje inmensa, pero es necesario tener un ambiente adecuado para los niños, todos los materiales estarán centrados en ellos ayudándoles a adquirir ciertas capacidades en unos momentos concretos, denominados periodos sensibles. Todo ello debe estar guiado por el papel del adulto, que será el maestro preparado y cualificado para intervenir en la educación de los niños.

Este método le resulto de gran interés  al líder italiano de ideología fascista, Benito Mussolini,  que llegó a pedir mi ayuda para el adoctrinamiento e instrucción de los niños. En un principio no sabía que intenciones tenía Mussolini al pedir mi ayuda, pero en el momento en el que las descubrí me negué en rotundo, ya que iba en contra de mis principios educativos, puesto que lo que él quería desde un principio, era crear a niños soldado. Fue esta la razón por la que fui exiliada de Italia, y pasé mis últimos años de vida en Holanda, donde fallecí en 1952.



5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me sorprende la cantidad de estudios que María Montessori tenia, realmente era una mujer adelantada a su época, y tuvo mucho valor para empezar medicina siendo la primera mujer en hacerlo. Una mujer admirable sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  4. Que vida tan interesante la de esta mujer, ha vivido tantas cosas en sus 82 años...seguro que tendría mil anécdotas que contarnos a los jóvenes de ahora, es admirable!

    ResponderEliminar
  5. Al menos pudo trabajar su método, aunque estoy segura de que toda su vida sintió mucha impotencia y tristeza por tener que abandonar su país natal de aquella forma cuando tantas personas la necesitaban.

    ResponderEliminar